¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Trío de aceites permitidos en la dieta paleo

Todos conocéis el aceite de oliva y el de girasol pero hay muchos más y además que nos aportan otros beneficios. Me soléis preguntar a menudo si algún tipo de aceite está permitido o no en la dieta paleo y cuales están totalmente prohibidos. Por esa razón he pensado que estaría bien hacer un post con el trío de aceites que actualmente utilizo. Os hablaré de sus beneficios y de los que para nada utilizaré.

Antes de empezar a mencionar los aceites, me gustaría deciros que yo suelo utilizar mantequilla ecológica para freír la mayoría de las veces. Los aceites los reservo para ensaladas o algún plato donde el aceite sea de gran importancia.

Ahora sí, estos son los tres aceites que más utilizo, que más me gustan y que, por supuesto, os recomiendo.

Aceite de oliva

Este aceite como su propio nombre indica proviene de las olivas o aceitunas.  España produce casi la mitad del aceite de oliva de todo el mundo y es seguido en producción por Italia y Grecia. Contiene cantidades importantes de grasas monoinsaturadas y ácido oleico que se han relacionado con una reducción del riesgo de enfermedades coronarias. Además, contiene antioxidantes y otros nutrientes antiinflamatorios que podrían reducir los niveles de colesterol malo (LDL) y prevenir el envejecimiento prematuro.

Aceite de coco

Si bien este aceite es más conocido en el mundo de la cosmética y belleza, es uno de los más apreciados entre la comunidad paleo. Es sabroso, no pierde sus características (no es hidrogenado) y contiene muchas grasas saturadas. De hecho es en su mayoría grasa saturada y por ello muchos médicos y nutricionistas no lo recomiendan. Pero no nosotros porque amamos las grasas saturadas.

Aceite de aguacate

Es muy utilizado tanto con fines culinarios como en tratamientos naturales. Se trata de un aceite vegetal que es apto para consumir y que además contiene múltiples propiedades medicinales, como ocurre con otros aceites vegetales. Entre ellas, destaca que ayuda a prevenir problemas cardiovasculares, y disminuye los niveles del colesterol malo (LDL) y eleva, a su vez, los del colesterol bueno (HDL). Además, previene la osteoporosis, equilibra la tensión arterial y puede ayudar a mejorar la fertilidad.

Algo muy importante a tener en cuenta a la hora de cocinar con cada tipo de aceite es el punto de humeo. Esto es el punto en el que el humo se comienza a ver y es a donde no queremos llegar porque el sabor de la comida comienza a volverse desagradable. El siguiente punto es el de ignición y es donde se empieza a quemar el alimento. Aquí os dejo un enlace para que veáis los diferentes punto de humeo de cada aceite.

Y esto ha sido todo. Os voy a dejar algunas recetas que seguro que os encantan y recordad dejadme en vuestros comentarios qué os ha parecido este artículo. 😉

Smoothie de naranja y cúrcuma.
Smoothie bowl.
Trío de smoothies.

 

 

Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram