¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Tortilla paleo de espinacas y ventresca

Mi tortilla de espinacas y ventresca es una receta super rica y fácil de hacer, además de ser completamente paleo.

Como sabéis soy un auténtico fan de los huevos, pero también me gusta variar el sabor y probar platos diferentes para no aburrirme. Inspirada en la tortilla española, he preparado esta delicia para servir como aperitivo, como entrante o como una cena ligera.

La espinaca es una verdura increíble que te aporta mucha vitamina A, potasio, calcio, hierro y fibra, aumentando la fuerza muscular, mejorando la vista, fortaleciendo los huesos y regenerando la piel.

Por otra parte los huevos son una gran fuente de proteínas, vitaminas y minerales, que además nos aporta colina, un nutriente esencial que ayudan a la transmisión de los impulsos nerviosos.

Y la ventresca de atún es la parte más gourmet del pescado, ya que es la pieza inferior del atún. Es suave y deliciosa y puedes comprarlo en conserva o fresco. Yo en esta ocasión lo compré ya en conserva con aceite de oliva extra virgen. Estas deliciosas lajas de pescado son ricas en proteínas, vitaminas del grupo A, B y D, y minerales como el magnesio y fósforo. Si no puedes encontrar ventresca, puedes cambiarlo por atún, eso queda a tu elección.

¡Sin más dilación vamos allá con la receta de hoy!

Ingredientes para la tortilla paleo de espinacas y ventresca:

  • 400 gramos de hojas frescas de espinacas.
  • 120 gramos de ventresca.
  • 4 huevos de corral ecológicos.
  • 1 diente de ajo.
  • 20 gramos de piñones tostados.
  • Aceite de oliva extra virgen.
  • Sal y pimienta

Modo de preparación:

  • Lava y escurre las espinacas. Te recomiendo que le quites el tallo a las hojas de espinaca, ya que son más duras que las hojas, pero si lo deseas puedes dejarlas. Eso queda a tu gusto.
  • Pica el ajo en trocitos muy pequeños.
  • Si la ventresca la has comprado en conserva de buena calidad no escurras el aceite de oliva virgen extra que tiene y antes de sacar el trozo de pescado echa el aceite en la sartén antiaderente.
  • Sofríe el ajo bien picado y añade la ventresca de pescado.
  • Poco a poco ve añadiendo las espinacas a la sartén. Quizás al principio no caben todas, pero la espinaca es una hoja que se hace pequeña con el calor. Remueve y ve agregándolas poco a poco. Cuando ya las tengas todas metidas en la sartén, rehógalas con la ventresca y el ajo durante unos minutos.
  • En un bol casca los cuatro huevos y bátelos hasta que estén homogéneos. Añade sal y pimienta al gusto.
  • Vierte los huevos en la sartén. A fuego medio nada más echarlos revuelve para que el huevo quede bien metido entre las espinacas y el atún.
  • En cuanto hayas esparcido bien el huevo, deja la tortilla que se vaya cocinando por la parte de abajo.
  • Espera hasta que esté bien dorada y cuajada por debajo. Con una espátula despega los bordes de la tortilla y el fondo de la sartén en caso de que se haya pegado a la sartén. Mi truco es mover la sartén con movimientos circulares para asegurarme que está despegada.
  • Con la ayuda de un plato más grande que la sartén o un vuelve tortillas, colócalo encima de la sartén y con un movimiento rápido traspasa la tortilla al plato dándole la vuelta. Apoya la sartén y vierte la tortilla nuevamente a la sartén.
  • Cuando la tortilla esté en la sartén alomejor te ha quedado algún borde hacia afuera. Con la ayuda de la espátula mete la tortilla y dale forma circular.
  • Yo sigo moviendo la tortilla con movimientos circulares para que no se me pege.
  • Déjala cocinar hasta que se haya cuajado por debajo. A mi personalmente me gusta el huevo un poco deshecho por la parte del medio, pero eso puedes hacerlo a tu gusto. Déjala más o menos tiempo según como tu la prefieras.
  • Para sacarla de la sartén sin que se rompa, dependiendo de lo altas que sean las paredes puedes dejar que se escurra de la sartén directamente sobre el plato o repite el proceso de voltearla sobre el plato.
Y ya tendréis una tortilla deliciosa y lista para cualquier momento. A la espinaca le pegan perfectamente los piñones tostados y la cebolla cruda, que le aporta un toque crujiente a la tortilla. Para tostar los piñones lo único que debes hacer es ponerlos en una sartén limpia y sin aceite a fuego bajo e irlos moviendo hasta que estén tostados. Pero todos estos complementos son a vuestro gusto.

También podéis acompañarlo con humus paleo. ¡Os encantará! 😀

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram