Nuestro cuerpo no tiene en cuenta el valor que le damos a las calorías. Lo que realmente le importa e interviene en el peso de cada uno es la insulina.