¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Sopa asiática SIN FIDEOS con pollo, huevo y repollo

En mi viaje a Vietnam disfrute muchísimas cosas, una de ellas la interesante gastronomía y platillos como el pho que me hicieron flipar. Resulta que tanto el Pho (Vietnam), como el Ramen (China) o la sopa Tom Yum (Tailandia) son caldos muy concentrados de carne, pollo, cerdo o pescado que se sirven con una guarnición de fideos de arroz, verduras y carne. Es muy saludable en sí porque verdaderamente se cocina durante mucho tiempo y los ingredientes son de los más frescos y naturales. Sin embargo, los fideos no son paleo y por eso he preparado mi propia versión de esta sopa utilizando repollo en sustitución de los fideos y un caldo base mucho menos laborioso que el original.

Ingredientes para el caldo de la sopa asiática:

  • 1 cebolla en trozos o cortada en mitad (se retirará luego)
  • 2 zanahorias en trozos grandes (se retirará luego)
  • 1 puño de hierbas frescas (puede ser laurel, albahaca, cilantro o las hojas de las cebolletas)
  • 4 o 5 piezas enteras de pollo, los muslos, las pechugas, las alas (con piel)
  • Sal y pimienta al gusto

Ingredientes para la guarnición:

  • 1/4 repollo rebanado en finas tiras
  • 1 huevo
  • Cebolleta en rodajas finas
  • Guindilla seca o fresca (opcional)
  • Cilantro (opcional)
Sopa asiática SIN FIDEOS con pollo, huevo y repollo en finas tiras
Sopa asiática SIN FIDEOS con pollo, huevo y repollo en finas tiras

Preparación:

  • En una olla grande añadir la cebolla, las zanahorias, el ramo de hierbas, las hojas de la cebolleta y el pollo. Cubrir con agua y tapar. Cocinar por 45 minutos hasta que el caldo se haya reducido y el pollo esté blando.
  • Retirar la cebolla, las hierbas y la zanahorias y desechar o reservar para otra receta.
  • Retirar las piezas de pollo y desmenuzar la carne. Desechar los huesos y vuelve añadir la carne del pollo al caldo.
  • Añade la sal y la pimienta, prueba y ajusta la sazón del caldo a vuestro gusto.
  • En otra cazuela hervir agua. Una vez haya hervido, añade un huevo dentro, reduce el fuego a medio y cocina por 5 minutos si deseas que la yema esté líquida o 7 minutos si te gusta un poco más firme – pero aún suave -. Retira del fuego y desecha el agua.
  • Añade el repollo en finas tiras unos pocos minutos antes de servir porque de hacerlo antes se marchitará y no será crujiente.
  • Sirve el caldo, decora con ruedas de cebolleta, guindilla fresca y cilantro. Añade el huevo cortado por la mitad y un poco de pimienta o sal gruesa por encima.

¡No olvidéis comer esta sopa inmediatamente! Conservad el resto del caldo (sin la carne ni el repollo) en el congelador por varios meses y podéis utilizarlo como base para otra recetas. Si os ha gustado esta receta, os recomiendo que echéis un vistazo a cómo preparar un caldo de huesos paleo y no olvidéis dejar vuestros comentarios ;).

Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram