¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Solomillo de ciervo con mantequilla de hierbas

El solomillo de ciervo es una pieza de carne de caza increíble con grandes propiedades nutricionales.

Aunque no es muy común encontrar este tipo de carne en las carnicerías normales de supermercados, si podemos conseguirla en mercados grandes de carne o en carnicerías especializadas en carne de caza. Este tipo de carne puede también denominarse venado, alce o reno, todos ellos de la familia de los cérvidos.

Es una carne muy magra, mucho más que la del cordero, pero también más recia. Es perfecta para hacer todo tipo de platos como el solomillo de esta receta o en guisos. Tiene mucha vitamina B12 y otras del grupo B. Además nos aporta gran cantidad de proteínas y minerales, especialmente hierro.

En esta ocasión he querido hacerla acompañada de una deliciosa mantequilla de hierbas casera, unos champiñones frescos salteados y pimiento asado. La mezcla de sabores es espectacular y la suavidad de la carne acompañada de la mantequilla es increíble.

Ingredientes para el solomillo de ciervo:

  • 300 gr de solomillo de ciervo.
  • 50 gr de mantequilla de hierbas.
  • 200 gr de champiñones frescos.
  • 2 pimientos verdes pequeños.
  • Sal gorda o de escamas.
  • Mantequilla.

Modo de preparación:

  • Pon los pimientos a asar en una barbacoa o en el horno a fuego medio-alto (175ºC) durante 20 minutos.
  • Lava y corta los champiñones en láminas. En una sartén pon un poco de mantequilla y añade los champiñones frescos. Sofríelos hasta que estén completamente hechos. Retíralos de la sartén y reserva.

Niklas en su cocina sofriendo los champiñones y la carne de ciervo esperando para hacerse

  • En la misma sartén añade un poco más de mantequilla y espera a que esta esté bien caliente. Pon el solomillo y séllalo por todos los lados. Así no perderá sus jugos naturales.
  • Déjalo un par de minutos por cada lado hasta que esté completamente hecho.
  • Retíralo del fuego y déjalo reposar un par de minutos.
  • Quítale la piel quemada al pimiento y deja solo la carne.
  • Corta el solomillo en medallones y colócalos en el plato junto con los champiñones y el pimiento. Como elemento final coloca un buen trozo de mantequilla de hierbas encima del solomillo. Se irá derritiendo poco a poco y le dará un sabor exquisito.
  • Añade sal gorda o de escamas por todo el plato a tu gusto.

Este plato es delicioso y disfrutaréis como nunca. Si no encontráis solomillo de ciervo no os preocupéis, podéis sustituirlo por solomillo de cerdo, de ternera o de cordero, aunque por supuesto las propiedades y el sabor serán distintos.

¡Espero que os guste tanto como a mi! ¡Si queréis que os enseñe a hacer la mantequilla de hierbas casera, escribídmelo en un comentario! 😀

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram