¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Seis variaciones de La Dieta Paleo

Recibo muchísimos comentarios cada vez que publico una receta en la que utilizo algún tipo de queso o lácteo y es porque la mayoría de las personas asocian el estilo de vida paleo con un dogma que se puso de moda entre los ‘crossfitters’ y paleo estrictos. Para la suerte de muchos que hoy en día formamos parte de la comunidad de paleo practicantes, hay distintas variaciones de la dieta paleo que perfectamente se ajustan a las necesidades de cada quien y que hacen de este estilo de vida uno mucho más fácil de practicar a largo plazo. Os cuento un poco más sobre cada variación en este artículo, así que seguid leyendo a continuación si queréis saber cuál de estas variaciones se ajusta más a vosotros.

Variaciones de la dieta paleo:

Cada quien tiene necesidades y condiciones diferentes, por lo que una dieta para todos sería algo totalmente absurdo y podría ser hasta perjudicial para la salud. Alergias, intolerancias y hasta patrones religiosos o morales forman parte de esas condiciones y para poder gozar de una salud estupenda hay que darle al cuerpo lo que necesita, aún cuando no sea estrictamente paleolítico.

  • La dieta paleo básica:

La dieta paleolítica que todos conocemos es la que excluye todos los tipos de cereales, legumbres, lácteos, soja y alimentos procesados. También excluye los aceites refinados y el azúcar, incluso puede limitar hasta ciertos tipos de fruta. Esta versión de la dieta paleolítica se hizo conocida cuando el Dr.Loren Cordain la publico en su libro ‘The Paleo Diet’ y fue en ese momento cuando este estilo de vida se hizo tan popular en Estados Unidos, Australia y algunos países de Europa.

Dieta Paleo
Dieta Paleo
  • Paleo 80/20:

Este método no es exclusivo de la dieta paleolítica, más bien es muy común en varios tipos de dietas para perder peso porque ayuda a aquellas personas que sufren de ansiedad por ciertos alimentos a controlar más sus antojos. Como su nombre lo indica, es un método en el que se come paleo el 80% de las veces y se deja un 20% libre. Es más una ayuda para aquellos que, o bien practican la dieta paleo para alcanzar una meta específica o para quienes disfrutan de ciertos alimentos que estrictamente no son paleo. Por ejemplo: las legumbres.

  • Paleo Autoinmune:

El protocolo autoinmune es una versión de la dieta paleolítica que elimina alimentos asociados con respuestas inflamatorias en el cuerpo y en individuos que sufren enfermedades autoinmunes como la fibromialgia, eczema, artritis reumatoide, lupus, esclerosis multiple, enfermedad de Crohn y síndrome del colon irritable. En el protocolo autoinmune se limitan muchos alimentos que son paleo en un concepto general, como las verduras solanaceas – aquellas que crecen durante la noche como el tomate, la berenjena o las papas – porque son especialmente difíciles de digerir para personas con estas enfermedades o aquellas que sufren de indigestión, hinchazón o gases.

  • La dieta primal:

La única diferencia entre la dieta paleolítica original y la versión primal es que la dieta primal permite la ingesta de lácteos orgánicos y/o crudos, soja fermentada y algunas legumbres. Es una versión que sigue todos los patrones de la original y que personalmente practico. Aunque no consumo legumbres, sí que como lácteos siempre que sean orgánicos y de excelente calidad. Algo que enfatiza muchísimo más la dieta primal y con lo que también me identifico es el ejercicio y la calidad de vida. En las características de la dieta primal se habla de moverse rápido, levantar cosas pesadas, correr, jugar, salir al aire libre, recibir la luz del sol y evitar vivir con estrés y hábitos destructivos.

  • Paleo cetogénico:

Más estricto que cualquier dieta baja en hidratos, el enfoque cetogénico de la dieta paleo es aquel que a través de una alimentación basada en grasas, proteínas y verduras se induce el cuerpo para que entre en estado de cetosis y que utilice la grasa como fuente principal de energía. La mayoría de los alimentos paleo ya son parte de las dietas cetogénicas, con excepción de las frutas porque son técnicamente un hidrato. Esta versión es más común en aquellos individuos que sufren de diabetes, que desean perder peso o construir masa muscular.

Huevos poché
Huevos poché con ensalada, tomate y panceta a la parrilla
  • Pegan o Paleo veganos:

‘Pegan’ es el título en inglés que se le ha dado a los paleo veganos. Aunque suene casi imposible de practicar, esta variación es posible y como suponéis, excluye los alimentos de origen animal. Aunque la dieta paleolítica original obtiene la mayoría de los nutrientes y beneficios de la proteína animal, en la dieta ‘pegan’ solo se comen proteínas vegetales, grasas y muchísima verdura. En muchos casos no es recomendable, especialmente para aquellos que sufren condiciones autoinmunes, crónicas o para quienes sufran con una alimentación demasiado restrictiva.

Como veis, la dieta paleo tiene la capacidad de adaptarse a cada una de las necesidades de quien la practique y es por eso que su única finalidad es promover la salud general. A vosotros, ¿cuál de estas versiones creéis que se ajusta más? Dejadme vuestra respuesta en un comentario y haré un artículo más detallado de esa versión.

 

 

 

Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram