¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Panna cotta paleo: ¡buenísima!

La panna cotta es un postre típico italiano de la zona de Piamonte. Con una textura que recuerda al flan este postre originalmente se hace a base de leche y/o nata con azúcar y se acompaña de mermeladas.

Jugando con los ingredientes he conseguido una versión propia que sabe muy bien y que es completamente paleo. Además, en esta versión decidí introducir las fresas directamente en la Panna Cotta para darle mayor sabor.

Esta receta es vegana, por lo que todos aquellos que sean intolerantes a la lactosa o prefieran tener un estilo de vida vegano podrán disfrutar de este delicioso postre que además está buenísimo.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de aceite de avellanas o mantequilla.
  • 1 ½ tazas de leche de almendras.
  • 6-8 fresas.
  • ½ cucharada de miel cruda.
  • 3 hojas de gelatina o 1 gr de agar-agar (vegano).

Modo de preparación:

  • Lava y corta las fresas en trozos.

Niklas cortando las fresas en la olla para la panna cotta

  • En una olla añade el aceite de avellanas y las fresas a fuego medio-bajo.
  • Añade la miel cruda y ve revolviendo para que no se pegue al fondo.
  • Deja cocer las fresas durante 20 minutos. Verás que poco a poco se van deshaciendo y convirtiéndose en una mermelada.
  • Si utilizas gelatina, pon las hojas a remojar en agua caliente durante 5 minutos.
  • Añade la leche de almendras y deja cocer 2 minutos más.
  • Escurre las hojas de gelatina y añádelas a la olla. Si quieres que la receta sea completamente vegana añade sólo 1 gramo de agar-agar.

olla con la panna cotta reposando antes de meter en la nevera

  • Apaga el fuego y revuelve hasta que la gelatina o el agar agar se haya deshecho por completo.
  • Deja reposar a temperatura ambiente durante al menos 10 minutos.
  • Vierte la Panna Cotta en moldes individuales y mételo en la nevera durante 2-4 horas.
  • Cuando ya esté cuajada por completa saca la Panna Cotta de la nevera y desmóldala.

Como podéis ver es muy fácil de hacer, lo único que se necesita es paciencia para esperar a que cuaje. Es un postre delicioso que podéis hacer casi con cualquier fruta que os guste.

Como toque final lo que hice fue una salsa de fresa mucho más concentrada y triturada, crème fraîch y una hoja de menta.

¿Os animáis a probarla? 😛

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram