¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Paleo snacks: chips de kale

¿Quién se imaginaría que unas hojas verdes pueden quedar así de crujientes y deliciosas? Sé que pensarán que es descabellado, pero las robustas hojas de este vegetal quedan maravillosamente crujientes cuando las metemos dentro del horno para convertirse en estas chips de kale o col rizada. La verdad es que hace unos años era impensable comer ‘chips’ de hoja pero ahora puede hasta conseguirse comercialmente con sabores y más. Ahora, yo prefiero hacerlas en casa porque no tarda más de 5 minutos y así puedo estar seguro que no tiene ningún aditivo o sabor artificial. 

Sí que quiero aprovechar el momento para hablaros de la kale o col rizada porque me encanta. Me alegro de que haya causado furor en Internet porque si no fuera por eso, pocos sabríamos los muchísimos beneficios que tiene.

Chips de Kale
Así se ve una hoja de kale

La col rizada es un vegetal propio del norte de Alemania y está presente en muchos platos típicos de su gastronomía, como por ejemplo el  Grünkohlessen que se come durante la época de invierno. Es una hoja rica en nutrientes. Una taza de col rizada tiene casi 3 gramos de proteína y 2.5 gramos de fibra que nos ayuda a saciarnos. Además, tiene vitaminas A, C y K, ácido fólico, potasio, fósforo y zinc y vitaminas del grupo B que protegen nuestro cerebro. Y como si todo esto que os cuento fuese poco, los responsables de su color verde fuerte nos protegen de la degeneración muscular.

¿Maravillosa no? Sí que lo es y versátil también porque su hoja es tan resistente que podéis usarla en sopas, salsas, ensaladas, pesto y más. Para esta receta usamos específicamente la variedad de hoja de col rizada, pero también puede hacerse con las otras variedades (morada, dinosaur).

Chips de Kale
El antes y el después

Ingredientes para hacer chips de kale:

  • ½ kale o col rizada, lavada.
  • Sal marina o sal del himalaya o sal celta (la que más os guste)
  • 1 cucharada de aceite de oliva extra virgen
Chips de Kale
Chips de Kale

Preparación:

  • Precalienta el horno a 150ºC.
  • Lava bien las hojas de kale con agua fría y sécalas bien con una toalla de cocina limpia o papel de cocina. Si pueden hacer esto con antelación es mucho mejor porque estarán totalmente secas.
  • Rompe las hojas en pequeños trozos, quitándoles o separándolos de la vena – el tallo, la parte más dura -.
  • Coloca los pedacitos en un envase hondo y frótalos con los dedos. Añade un chorrito de aceite de oliva y masajea las hojas para que estén completamente cubiertas. No es necesario añadir demasiado aceite, aproximadamente una cucharada estará bien o máximo dos.
  • En una bandeja para hornear coloca las hojitas separadas unas de las otras. Evita colocar todo el montón de una sola vez en la bandeja porque eso creará vapor dentro del horno y no quedarán crujientes. Las chips de kale necesitan su espacio 😉
  • Introduce la bandeja en el horno. Espera dos minutos y medio, sácalas, voltealas y vuelvelas a meter el tiempo restante. Ten cuidado: debes estar atento al color que van tomando porque se queman muy rápido. Así que cuando estén ligeramente marrones pero aún verdes en el centro es hora de voltearlas o sacarlas.
  • Al retirarlas del horno, rocía sal gruesa por encima cuando están calientes aún. Esto permitirá que la sal se pegue a las hojas.
  • Dejar reposar las chips de col rizada antes de comer.

Os advierto, las chips de kale pueden ser saludablemente adictivas.

Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram