¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Macedonia en sandía baby: ¡precioso!

La macedonia es uno de los postres y snacks naturales que gustan a pequeños y mayores. ¿Y qué mejor que presentarla dentro de una sandía baby?

En verano tenemos muchas horas libres y un tiempo estupendo que invita a realizar comidas con amigos. La macedonia de frutas es una de las cosas más simples y deliciosas que existe, en la que podemos disfrutar de distintos sabores y texturas, dejando siempre un buen sabor de boca.

No sé si os pasa a vosotros también, pero cuando invito a mis amigos a comer o cenar a casa, así como para sorprender a mis hijos, intento ser lo más original y creativo con mis platos, para que no solo disfruten del sabor sino que será una experiencia para todos los sentidos. Pues os cuento que ayer mismo encontré por casualidad estas pequeñas sandías baby y no me pude resistir. En cuanto las vi solo pensé en cuál sería la mejor forma de usarlas.

La sandía baby es muy dulce y llena de sabor que aporta vitaminas A, B, C y E. También tiene minerales importantes como magnesio, potasio y sodio. Además, la sandía –al igual que su hermana mayor- está compuesta en su mayoría por agua, lo que favorece la digestión y es un diurético natural estupendo. Su color rojo es un distintivo de los antioxidantes que posee, ayudando al sistema inmunológico. Pero bueno, sin más dilación os cuento cómo hacer esta deliciosa macedonia:

Ingredientes:

  • 1 sandía baby (por cada 2 personas).
  • 8 cerezas picotas.
  • 1 melocotón (por cada 2 personas).
  • Hojas de hierba buena.

Modo de preparación:

  • Coge la sandía baby y pártela por la mitad. Vacíala por completo intentando sacar trozos grandes. Retira las semillas de la sandía y colócalos en un bol. Si los trozos son muy grandes córtalos en trozos más pequeños.
  • Abre las picotas con un cuchillo pequeño y retira el hueso o semilla de su interior. Yo las he dejado en mitades, pero si quieres puedes darles un tamaño más pequeño, adelante.
  • Corta los melocotones en trozos más o menos el tamaño de las sandías. Puedes dejarles la piel o pelarlos.
  • Rellena las mitades de la sandía baby con todas las frutas. Corona el plato con unas hojitas de hierba buena y ¡a disfrutar!

Prácticamente no hay nada más sencillo que esto pero que a la vez esté tan rico. Sorprenderéis a todos con esta presentación y os superaréis. 😀

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram