¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

La comida barata y el poco tiempo nos enferma

En la actualidad nos encontramos en una sociedad que intenta gastar muy poco en las necesidades básicas, quitándole la importancia que realmente tiene.

La alimentación es fundamental y primordial para nuestra supervivencia. Es la gasolina de nuestro cuerpo y debemos recordar que sólo disponemos de uno. El dicho de “somos lo que comemos” es completamente cierto, pero no por el hecho de que si comes pollo te saldrán plumas, sino porque todo lo que ingerimos repercute directamente sobre nuestra salud física y mental.

Y continuando con los refranes, “lo barato sale caro” es completamente cierto. Cada vez queremos gastarnos menos dinero en la comida y es posible, pero al final se acaba pagando. La industria alimentaria y las cadenas de restaurante de comida barata cada vez producen comidas procesadas más y más baratas, pero ¿cómo se consigue? Con materias primas de pésima calidad que nos enferman.

Estoy absolutamente convencido que si hay algo en lo que debemos invertir nuestro dinero es precisamente en la comida. Con ello no estoy diciendo que debamos ir a los restaurantes más caros de nuestra ciudad, sino comer solo productos naturales, orgánicos y ecológicos que sean buenos para nosotros y para el medio ambiente. Es muy tentador poder comprar una hamburguesa por 1€ o un paquete enorme de galletas por tan solo 80 céntimos. Sin embargo, no nos damos cuenta que al final ese ahorro en comida para nosotros o nuestro hijos repercute en la salud de todos. Cada vez comemos más comida barata y a su vez gastamos más dinero en medicinas ¿eso no nos dice nada? La relación está clara.

Hoy en día corremos constantemente y siempre vamos con prisas, sin dedicarle el tiempo suficiente a las cosas que más importan. Nunca me cansaré de decir que la alimentación es la clave para tener una vida saludable. Muchas personas en su día a día engullen la comida en pocos minutos sin ni siquiera dejar que su cuerpo procese la información de que ha comido. Esto repercute en la cantidad de comida que comemos, llenando en exceso el estómago.

Ambos factores influyen enormemente en nuestra salud y nuestra relación con la comida. Es muy importante que volvamos al origen, tomando consciencia de lo que somos y lo que necesitamos para nuestra vida.

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram