¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Humus paleo de calabacín a la parrilla

El humus es una receta típica de la cocina libanesa. Se prepara con garbanzos y se obtiene una crema para untar muy sabrosa. Hoy os presento mi versión de humus paleo hecha con calabacín, que además de estar muy rica, se puede hacer en cualquier momento del año porque el calabacín es un vegetal que siempre encontramos disponible.

A diferencia del humus tradicional, este humus paleo comienza en la parrilla y luego se hace una pasta de esa cocción. Va fenomenal con otras verduras, para untar como salsa en otras recetas de carne, pollo o cordero o con sandwiches paleo como una rica hamburguesa de pollo envuelta en hojas de lechuga. Si lo deseáis, se puede servir con un estupendo plato de crudités y vuestros amigos y familiares quedarán fascinados con el sabor de esta única receta.

Humus paleo de calabacín
El 1,2, 3 de cómo se prepara este humus paleo de calabacín

Se prepara muy parecido al Baba Ganoush: se cocinan los calabacines a la parrilla, se sudan para concentrar el calor y luego se procesan hasta conseguir una crema para untar. Simple, rápido, exquisito. Añadir al final aceite de oliva extra virgen y algunas hierbas frescas y voilá, tenéis un entrante especial.

Ingredientes del humus paleo:

  • 3 calabacines
  • 1 diente de ajo grande o 2 pequeños
  • 1 cucharada de tajin
  • El zumo de 1/2 limón
  • Sal al gusto
  • Hierbas frescas: menta, hierbabuena, cilantro.
  • Aceite de oliva extra virgen
Hummus paleo de calabacín
Calabacín a la parrilla en papel aluminio. Ayuda a concentrar el vapor de la cocción y a que esté más suave para procesarlo.

Preparación del humus paleo:

  • Lavad bien el calabacín y cortadlo en láminas a lo largo
  • En una parrilla caliente colocar las lonchas hasta que se doren por ambos lados. De no tener una parrilla podéis utilizar una sartén con las marcas de parrilla o asarlo en un horno a 375 grados centígrados hasta que esté suave.
  • Al estar dorados, retirarlos de la parrilla y colocarlos en un sobre de papel de aluminio. Dejarlo reposar de 5 a 10 minutos es ideal para que el vapor se concentre y esté más suave la carne del calabacín.
  • Pasado este tiempo, añadirlo a una procesadora de alimentos, una batidora de alta potencia o un mortero. Añadir un diente de ajo, la cucharada de tajin, una pizca de sal. Pulsar sin aceite primero para que podáis ver la textura porque el calabacín es un vegetal con mucha agua y no queremos que la crema quede líquida.
  • Añade el aceite de oliva en un hilo. Un chorrito desde lo alto es la cantidad perfecta para lograr una consistencia firme pero cremosa.
  • Pruébalo y ajusta la sazón. Sírvelo con más aceite de oliva por encima y hierbas frescas picadas.

Esta es una receta que recomiendo hacer al momento y sólo conservar en la nevera máximo un día o dos. Si os ha gustado esta idea, contadme en un comentario con qué lo han acompañado.

 

Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram