¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Haz tu propia Ghee casera

Hoy quiero compartir con vosotros cómo hacer vuestra propia Ghee o mantequilla clarificada.

Llevaba tiempo queriendo hacerla y compartirlo con vosotros. Es muy fácil de hacer y con ello obtendremos un delicioso líquido de color dorado con el que cocinar e incluso hacer productos caseros de belleza.

La Ghee, muy utilizada en la gastronomía india y paquistaní es una grasa natural que aguanta perfectamente altas temperaturas, idónea para freír. Cada grasa soporta un máximo de temperatura antes de quemarse. En el momento en que las grasas comienzan a humear es cuando se han quemado y se llenan de toxinas, siendo perjudiciales para la salud. Por eso, la ghee es tan interesante. Se trata de quitarle a la mantequilla toda la proteína, las enzimas y los microorganismos y dejar únicamente la grasa. Como ya os he contado en otro artículo, no le tengáis miedo a la palabra grasa, especialmente a la de la mantequilla, ya que es buenísima para nuestro organismo, además de ser muy necesaria.

Lo mejor de la Ghee es que, al quitarle todos los componentes encargados de la putrefacción, esta nos durará mucho más tiempo, pudiendo almacenarla y tenerla lista para cualquier ocasión. Podemos dejarla a temperatura ambiente o meterla en la nevera, eso queda a vuestro gusto. La única diferencia es que al enfriarse se cuajará, pero sigue siendo igual de beneficiosa. Sin más dilación, ¡vamos allá!

Para preparar vuestra ghee casera necesitaréis los siguientes utensilios, y como único ingrediente la mantequilla:

  • Mantequilla sin sal. Haced tanta como queráis. Yo esta vez utilicé 1,25 kg de mantequilla sin sal para obtener aproximadamente 600 gramos de ghee. Recordad siempre comprar mantequilla orgánica. 
  • Una olla.
  • Cuchara de madera para remover.
  • Gasa o malla fina para colar leche (la misma que utilicé para la leche de almendras).
  • Tarro de cristal con tapa hermética.
  • Espumadera o cuchara.
  • Embudo.

Preparación:

  • Cogemos toda la mantequilla y la introducimos en la olla. Ponemos el fuego a temperatura media y revolvemos hasta que la mantequilla se haya disuelto por completo. No dejes de revolver, si no se puede quemar y ya no servirá para la ghee.
  • Cuando ya esté totalmente derretida bajamos el fuego al mínimo que nos permita nuestra cocina. La dejamos calentando durante al menos 30 minutos. IMPORTANTE: Una vez que bajamos el fuego NO volvemos a revolver en ningún momento.

preparación de la ghee en la olla con la espuma aun por encima

  • Transcurrida la media hora veremos que nuestra ghee tiene una capa de espuma en la superficie. Con mucho cuidado de no revolver las capas, retiramos toda la espuma de la superficie con la ayuda de una espumadera o una cuchara.
  • Dejamos al fuego 10 minutos más y repetimos el proceso de quitar la espuma. En esta ocasión habrá mucho menos.
  • Apagamos el fuego y dejamos reposar a temperatura ambiente durante 15-20 minutos más. Recuerda no revolver la ghee en ningún momento.

A la ghee le hemos retirado toda la espuma

  • Tras dejarla reposar preparamos nuestro tarro de cristal con el embudo y la gasa o malla para colar la ghee. Recuerda que al realizar la ghee obtendremos más o menos la mitad de la cantidad de mantequilla que utilizamos, por lo que busca un recipiente suficientemente grande según la cantidad de ghee que hayas preparado.
  • Con mucho cuidado y sin agitar la olla comenzamos a colar nuestra ghee. Debemos ir despacio. En cuanto empieces verás que al fondo se ha quedado toda una capa blanquecina semi cuajada. Debemos procurar que eso se quede en la olla. Solo nos interesa el líquido dorado y limpio.

Yo colando la ghee, ayudado por un embudo y la malla fina

  • Cuando ya veas que la proteína blanca del fondo está a punto de llegar al borde de la olla deja de colarla. Ahí se queda todo lo que no nos interesa para la ghee.
  • ¡Y ya tenemos nuestra ghee casera o mantequilla clarificada lista! Cierra el recipiente o úsalo directamente para cocinar.

Aunque es un proceso laborioso, os prometo que es mucho más fácil de lo que parece y os encantará. Le da un sabor espectacular a la comida, os aguantará mucho más tiempo en óptimas condiciones y soporta altas temperaturas sin quemarse. Podréis utilizarla tanto para freír un filete como para realizar guisos y salsas. En realidad, cualquier cosa que se os ocurra. A mi me encanta usarla para sofreír verduras y pocharlas. También con mis carnes a la plancha o con el pescado. Le da un toque delicioso.

A mi me encanta y es muy sencillo de hacer. Os recomiendo que hagáis una gran cantidad, ya que se tarda el mismo tiempo en hacer poco o mucho y, de esta forma, siempre tendréis suficiente para un tiempo.

¡Probad a hacer la Ghee casera y me contáis que tal! ¡Nos vemos pronto por aquí! 🙂

Autor del post
Niklas Gustafson

Comentarios

2 Comentarios
  1. posted by
    Javier
    Mar 25, 2017 Reply

    Hola Niklas, me parece muy interesante este artículo. Hace tiempo que quiero hacer el Ghee. La única duda que me ha aprecido es que yo tengo una placa de inducción y claro puedo ponerla del 1 al 9 de potencia. La duda es ¿cuál sería el mínimo de potencia en mi caso? ¿El 1?
    De antemano gracias y sigue enseñándonos.

    • adminiklaspaleo
      posted by
      adminiklaspaleo
      Mar 27, 2017 Reply

      ¡Hola Javier! Yo también tengo placa de inducción y la pude hacer sin problema. Entiendo que más o menos la tuya y la mía funcionarán igual así que te cuento. Para derretir primero la mantequilla la puse a nivel 7 y comencé a revolver hasta que estuvo completamente derretida. Entonces bajé el fuego al 1 y entonces fue cuando la dejé los 30-35 minutos. Podrías ponerla también al 2. Lo importante es que siga recibiendo calor pero que no llegue a cocer ni a quemarse.
      ¡Un saludo!

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram