¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Halloween: ¿de dónde provienen las tradiciones?

A medida que se va acercando la última semana de octubre, las casas, las tiendas y las calles se van tiñendo de naranja y negro. Los niños eligen sus disfraces y preparan las bromas y juegos que realizarán la noche más macabra del año. Mientras tanto, los padres tallan las calabazas, cuelgan las telarañas y diseñan el menú festivo. Hoy, 31 de octubre, ya está la velada lista. Solo queda disfrutar. ¡Feliz Halloween!

El candil de Jack: ¿por qué iluminamos calabazas talladas en Halloween?

La más conocida de las tradiciones de Halloween, sin duda. La calabaza es el símbolo que representa esta festividad tan divertida y terrorífica. ¿Quién de vosotros no ha decorado su casa el 31 de octubre con una calabaza tallada?  

Esta costumbre está fundada en una leyenda irlandesa que narra la historia de Jack, un borracho provocador que jugó con el mismísimo diablo la noche de un 31 de octubre.

Jack estaba acabando su trago de whisky cuando se le manifestó la parca en la taberna. Desesperado por otro trago, el borracho se las ingenió para engañar al diablo ofreciéndole su alma a cambio de dinero para continuar su rutina de alcohólico.

Entonces, el diablo se convirtió en moneda para satisfacer los deseos de Jack y poder llevarse su alma. A pesar de las condiciones en las que se encontraba Jack, fue capaz de coger la moneda y, con asombrosa rapidez, introducirla en su monedero. En el momento en el que el dinero entró en contacto con la cruz que tenía grabada en la cartera, el futuro del diablo se truncó. Ya no podía volver a su forma original. Jack dejaría escapar al diablo, ahora transformado en moneda, siempre y cuando cumpliera la siguiente promesa: no le entregaría su alma al maligno hasta dentro de diez años. El diablo acepto sumiso.

Jack murió pocos años más tarde. El infierno esperaba al golfo, borracho y estafador que el cielo rechazaba. Sin embargo, los intentos por acceder al infierno resultaron nulos. El diablo no podía tomar su alma, pues lo había prometido aquel 31 de noviembre cuando Jack le chantajeó. Así que, el maligno le tuvo que enviar de vuelta.

Entonces, Jack le preguntó: ¿A dónde iré ahora?

Vuelve por donde viniste.

El camino de regreso era oscuro, ventoso, difícil. Era espeluznante. El diablo le lanzó al borracho un carbón encendido procedente de los suelos del infierno. Jack, introdujo la pieza de carbón dentro de la calabaza que llevaba encima para guiar el camino oscuro sin que se le apagara la llama. El candil de Jack iluminó el camino del infierno hacia la vida.

Oración medieval: truco o trato

Los niños vestidos con sus disfraces más temibles se preparan para tocar los timbres de toda la urbanización. Cuando se abre la primera puerta,  gritan todos en sintonía: ¡truco o trato! Os  aconsejo que tengáis unos dulces o tratos preparados para evitar los trucos más traviesos de estos pequeños monstruitos. Todos conocemos truco o trato e, incluso, hemos jugado a este pasatiempo en la noche de la Víspera de los Difuntos. Pero, ¿de dónde proviene este célebre juego?

En la Edad Media, el día 1 de noviembre –Día de Todos los Santos- era muy popular que adultos pobres acompañados de sus hijos, fueran timbrando de casa en casa para pedir alimentos y limosna. A cambio, rezaban unas oraciones por el alma de los difuntos de la familia que abría su puerta. Muchos países adoptaron y preservaron esta costumbre. Sin embargo, en otros lugares, la tradición de la oración se vio alterada con la aparición de Halloween.

A medida que los nuevos hábitos de la sociedad iban configurando la actual sociedad de consumo, la costumbre medieval fue evolucionado hasta lo que hoy conocemos como truco trato. Actualmente, este juego se ha extendido por todo el mundo y cada vez es más usual recibir la visita de niños disfrazados la noche del 31 de octubre.

¿Y los disfraces?

El motivo por el que nos disfrazamos en estas fechas se remonta 2.500 años atrás. Se trata de una cuestión histórica relacionada con la cultura celta, su calendario y sus costumbres. El miércoles escribiré acerca de los orígenes de esta festividad, más concretamente, sobre El Día de Todos los Santos. Ahí, encontraréis de dónde viene la tradición de disfrazarse en Halloween. ¡Os dejo con la curiosidad!

 

¿Os gusta Halloween tanto como a mí? Podéis ceñiros a los juegos, calabazas y disfraces típicos de estos días. Si no sois de los os te gustan este tipo de actividades, podéis vivir el ambiente propio de estas estas fiestas viendo la segunda temporada de “Stranger Things”. Cada cual que disfrute de estas fiestas según sus preferencias. Contadme cómo celebráis vosotros Halloween en los comentarios.

 

Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram