¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Ten gofres siempre listos: ¡versión de verano!

Los gofres son un plato delicioso que me encanta preparar. Ya os enseñé a hacerlos en el artículo de gofres paleo, pero quiero daros unos consejos extra y enseñaros esta deliciosa versión de verano.

Dulces y esponjosos, estos gofres son absolutamente aptos para celíacos, ya que no contienen ningún ingrediente con gluten. Además, lo mejor de estos gofres es que también los pueden comer personas diabéticas, ya que no llevan azúcar y la fruta que le ponemos en el exterior es la que le da su dulzor característico.

Yo lo que suelo hacer, y es lo que os propongo que hagáis, es hacer una tanda grande de gofres. Cuesta lo mismo hacer 1 que 10 y podremos guardarlos y comerlos más adelante.

Si hacéis muchos  los podéis congelar durante 4 meses y tenerlos casi listos en pocos minutos. Lo único que tenéis que hacer es, una vez están congelados, sacadlos del congelador y dejar a temperatura ambiente aproximadamente durante 5 minutos. A continuación, poned en una sartén un trocito de mantequilla y poned los gofres durante 5 minutos por cada lado. Procurad que la temperatura no sea excesivamente alta, ya que sino se quemarán por fuera sin que se hayan terminado de hacer por dentro. El sabor es prácticamente igual que el recién hecho ¡apenas notaréis la diferencia!

Con este truco disfrutaréis de los gofres y no pasaréis por el engorro de hacerlos desde cero cada vez que queráis comerlos.

gofres de verano close up con cerezas y melón, acompañado de crème fraîche

Para esta ocasión, y aprovechando que es verano, ¡los he preparado con melón y cereza! El melón le da un toque muy fresco y suave a los gofres, mientras que las cerezas aportan mucho dulzor, sabor intenso y cremosidad.

Podéis también preparar una deliciosa compota o simplemente cortar trozos de vuestras frutas favoritas, machacarlas y obtener una especie de papilla de frutas completamente natural.

Para los más golosos y que se resisten a dejar el azúcar, podéis añadirle un chorrito de jarabe de arce. ¡También podéis añadirle cualquiera de los helados paleo! Vamos, ¡¡para chuparse los dedos!!

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram