¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Ensaladilla rusa paleo: ¡deliciosa!

Hoy os traigo una receta que muchos estábais esperando: ¡una ensaladilla rusa versión saludable y paleo!

Son muchas las familias que acostumbran a comer como entrante o en la cena una ensaladilla rusa. Es fácil de hacer y una buena forma de darle a los niños verduras sin que sean muy conscientes de ello. Además, con la mayonesa que disimula el sabor de las verduras hasta el niño más rebelde se lo come.

Sin embargo hay dos elementos de la ensaladilla rusa que no forman parte de la dieta paleolítica: la patata y el guisante. Ya os he contado muchas veces que la patata es un tubérculo lleno de almidón e hidratos de carbono que cuando lo ingerimos se transforman en glucosa que va derechita a nuestra sangre, provocando picos de glucosa, un aumento de la insulina y un gran desajuste en nuestro interior. Por otra parte, el guisante es una legumbre, por lo que su consumo dentro de la dieta paleolítica también se reduce ya que contienen ácido fítico y lectina.

Vamos a sustituir dichos alimentos y conseguiremos una ensaladilla estupenda y llena de sabor.

Ingredientes para la ensaladilla rusa paleo:

  • 2 batatas.
  • 2 zanahorias.
  • 1 lata de ventresca de atún.
  • 2 huevos.
  • 3 cucharadas de mayonesa paleo.
  • Sal y pimienta.

ensaladilla rusa desde arriba

Modo de preparación:

  • En una olla pon a cocer las batatas con piel y cortada en trozos grandes. Cuece la batata durante 10-15 minutos. Lo ideal es que puedas pincharla con cierta facilidad pero sin que se deshaga.
  • Haz lo mismo con la zanahoria. Yo prefiero pelarla, pero esa queda completamente a tu gusto. Puedes cocerlas juntas sin problema, pero no tardarán lo mismo.
  • Yo decidí cocer los huevos, pero conozco gente que prefiere hacerlo revuelto. A mi me gusta mucho que la yema del huevo esté blanda. Cocí ambos huevos durante 7 minutos y conseguí el punto perfecto entre estar ya cocido pero con la yema aún blanda y cremosa. Si tú prefieres el huevo más duro, déjalo 10 minutos.
  • Cuando ya tengas todos los elementos listos, pela la batata (la piel sale muy fácilmente), los huevos y corta todos los elementos más o menos en tamaños similares. Añádelos todos en un bol y salpimienta a tu gusto.
  • Introduce también la ventresca y la mayonesa paleo al gusto. Para esta cantidad te recomiendo unas 3 cucharadas de mayonesa, pero como tú prefieras. Revuelve bien y sírvelo con unos crackers de semillas o como aperitivo. Al final decidí meterle unos trocitos de rábano crudo.

Está deliciosa y es muy saludable y perfecta para los niños. Puedes integrarle otras verduras como remolacha o rábano. ¡Las posibilidades son infinitas! ¡Comentadme qué os parece! 😀

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram