¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

¡Cuidado con las bebidas!

El hecho de que no mastiquéis un alimento, no significa que contenga un aporte calórico menor. Beber es una acción muy sencilla. Un sorbo requiere mucho menos tiempo de consumo que un bocado. Podemos beber grandes cantidades de líquido sin tener sensación de saciedad. Los líquidos dilatan las paredes del estómago al igual que los sólidos. Sin embargo, a diferencia de éstos últimos, los líquidos llenan el estómago durante un breve lapso de tiempo. Por todo ello, somos capaces de consumir cómodamente dosis altas de bebida. Ahora viene la pregunta del millón: ¿Os habéis parado a pensar cuánta azúcar ingerís al día en bebidas? Vamos a hacer un experimento. Plantearemos un caso habitual para dar respuesta a este problema. ¿Cuántos gramos de azúcar tomarán Samuel y Lucía en bebidas?

Samuel decide dar una vuelta por la ciudad con su hija pequeña, Lucía. Tienen un plan muy especial para disfrutar del sábado en familia. Salen de casa a las diez de la mañana y se dirigen todos al coche. Durante el trayecto las tripas de la familia rugen, ya va siendo hora de desayunar. Aparcan el coche en el Parking de las Cortes y buscan una cafetería. Lucía quiere un vaso de leche chocolateada y un zumo de piña mientras que su padre opta por un Café Mocha y un zumo de naranja.

Bebidas desayuno

Lucía: 22,8 gr.

-1 vaso de leche chocolateada: 10,5 gr.

-Zumo de piña embotellado: 12,3 gr.

Samuel: 42,2 gr.

Café mocha pequeño: 31gr.

Zumo de naranja embotellado: 11,2 gr.

Una vez satisfechos, se dirigen al Museo Thyssen. Es el primer museo de Lucía, y Samuel está como loco por enseñarle a su hija su pasión por el arte contemporáneo. Le encanta el arte cubista, especialmente los cuadros de la última etapa del estilo. Los bodegones neocubistas son sus preferidos. Una geometría surrealista que linda con la siguiente tendencia en la que se representa la otra pasión de Samuel: la comida. Picasso, Kandinski, Miró, Earst, Dalí… El padre emocionado le va explicando a su hija todo lo que sabe sobre los cuadros de estos pintores. Un par de horas más tarde salen del museo. Como hace mucho calor, van a tomar algo fresquito. Se sientan una terraza y piden un par de granizados.

Bebidas media mañana

Lucía: 34,5 gr.

Granizado de fresa: 34,5 gr.

Samuel: 34,5 gr.

Granizado de limón: 34,5 gr.

El aperitivo ha despertado el  hambre y ya se acerca la hora de comer. Han quedado con María, la madre de Lucía para comer todos en un restaurante cercano a su trabajo.  Padre e hija recogen a su madre en la puerta de la oficina y se dirigen al restaurante. Llega el camarero a la mesa para anotar las bebidas. A Samuel le gustaría tomar una cerveza pero, como no quiere pasarse, le dice al camarero que le traiga un refresco para él y otro para su hija. Teniendo en cuenta que a lo largo de la comida Lucía se bebe otro refresco, el recuento es el siguiente:

Bebidas comida

Lucía: 62,5 gr.

-2 refrescos de cola: 62,5 gr.

Samuel: 41,8 gr.

1 refresco de cola: 31,3 gr.

-*1 chupito de crema de orujo: 10,5 gr.

La cuenta viene acompañada de una bandeja con dos botellas de cristal llenas de dos tipos de alcohol. ¡Regalo de la casa!–dice el camarero. Samuel sirve dos vasitos de crema de orujo que añadimos al recuento de Samuel:

Antes de volver a casa deciden ir los 3 a merendar. Samuel ya sabe lo que quiere, un té frío. Lucía abre la carta y se va directamente a página de los batidos. Le señala a sus padres el batido de chocolate. María no quiere que su hija abuse del chocolate, así que le sugiere escoger uno de fruta. Lucía acepta sin problema y se decanta por el de fresa.

Bebidas merienda

Lucía: 28 gr.

1 batido de fresa: 28 gr.

Samuel: 25 gr.

1 lata de bebida de té: 25 gr.

Lucía le da el último sorbo al batido y se van a casa a descansar después del emocionante y dulce día.

 

Recuento de azúcar en bebidas

Total Lucía = 22,8 + 34,5 + 62,5 + 28= 147,5 gr. / 1002kcal

Total Samuel = 42,2 + 34,5 +41,8 + 25 = 143,5 gr. / 1142kcal

Gramos de azúcar diario recomendado = 25 gr.

Calorías diarias recomendadas para Lucía = entre 1600 y 2000 kcal

Calorías recomendadas para Samuel = entre 2800 y 3000kcal

 

El problema no son las calorías, es el azúcar

Resulta alucinante la cantidad de calorías que pueden llegar a contener las bebidas. Pero, como podemos comprobar, el verdadero problema no es la cantidad de calorías que reflejan sus etiquetas. La proporción de nutrientes aprovechables que estamos ingiriendo es mínimo o nulo en comparación con la apabullante cantidad de calorías que contienen estos líquidos. La mayoría de bebidas a las que tenemos acceso cuando salimos de casa están repletas de azúcares y aditivos. Estos añadidos son los componentes que disparan el número de calorías de los productos.

Como podemos ver, las bebidas a las que tenemos acceso también contienen muchas calorías escondidas en forma de azúcares y aditivos. Este tratamiento convierte las bebidas en bombas de relojería que restan nutrientes y añaden azúcares de forma desmesurada. Así que, ¡mucho cuidado con las bebidas!

Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram