¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

¡Croquetas de pollo caseras sin gluten!

Las croquetas son muy típicas de la gastronomía española, y hasta hace muy poco tiempo yo no las había probado. Tradicionalmente están hechas con harina y pan rallado, por lo que ni me podía acercar a ellas.

Existe una gran variedad de sabores de croquetas, como jamón, pollo y bacalao. Esta receta viene de aprovechar las sobras de otras comidas y transformarlas en pequeños bocados llenos de sabor. Hasta ahora, era imposible para todos los que querían seguir una dieta alejada de los cereales (y por ello el pan) o que simplemente no podían, ahora sí que podrán hacerlo.

Esta versión sin gluten está increíble, y os aseguro que os encantará a todos, incluso a los más expertos y amantes de las croquetas tradicionales. Solo hay que cambiar un par de ingredientes, pero apenas notaréis la diferencia, ¡100% prometido!

¡Vamos allá con esta deliciosa receta de croquetas sin gluten!

Ingredientes:

  • 100 gr de pechuga de pollo.
  • 250 ml de leche (para versión sin lactosa puede ser de almendras).
  • 30 gr de harina de tapioca.
  • 30 gr de mantequilla.
  • ¼ cucharadita de pimienta.
  • Nuez moscada al gusto.
  • Sal.
  • Almendras molidas (harina gruesa de almendras).
  • 1 huevo.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Modo de preparación:

  • Salpimienta el pollo y hazlo a la plancha o cocido, eso queda a tu gusto. Cuando ya esté suave y bien cocido, déjalo reposar hasta que deje de estar caliente y mecha el pollo con la ayuda de dos tenedores. Si lo deseas y prefieres que el interior de la croqueta quede más homogéneo, corta el pollo en trozos e introdúcelo en un procesador de alimentos. Esto queda a tu gusto.
  • En una sartén a fuego medio-bajo pon la mantequilla y espolvorea la harina de tapioca. Con la ayuda de unas varillas comienza a revolver. Añade la leche poco a poco y sigue removiendo hasta que se haya integrado por completo la leche. No dejes de remover hasta que la mezcla pase de estar líquida a espesa y conseguir la bechamel sin gluten. Tampoco lo dejes en exceso porque al final se puede convertir en una masa dura. Esta bechamel es fácil de recuperar, si te queda muy líquida añade un poco más de harina y si por el contrario es demasiado compacta, añade leche.
  • En un bol mezcla el pollo con la bechamel. Añade la nuez moscada al gusto y prueba la mezcla. Corrige la sal y la pimienta a tu gusto.
  • Tapa la mezcla con una tapa o con papel film. Mételo en la nevera durante 30 minutos. También puedes congelarlo hasta 2 semanas.
  • Cuando la mezcla haya reposado en la nevera, prepara en tres platos para rebozar. Uno con harina de tapioca, otro con un huevo batido y finalmente otro de almendras molidas.
  • Con la ayuda de una cuchara coge porciones iguales y forma las croquetas. Pueden ser del tamaño que quieras, tanto bolitas, croquetas medianas o croquetones, eso a tu gusto, pero intenta que todas tengan aproximadamente el mismo tamaño, así todas se harán en el mismo tiempo.
  • Reboza la mezcla en orden: harina, huevo y almendras.
  • En una sartén o freidora pon aceite de oliva virgen extra a fuego medio. Cuando ya esté caliente (pero sin humear) introduce las croquetas. Ahora viene lo complicado, ya que pasan de estar en su punto dorado perfecto a quemarse. Aunque al principio tarden en hacerse, no subas la temperatura. Cuando estén doradas por todos lados, sácalas y colócalas sobre papel de cocina absorbente. Así no te quedarán grasientas y evitaras que se rompan.
  • ¡Y voilà! ¡Ya están listas estas fantásticas croquetas sin gluten!

Si deseas tener croquetas listas solo para freír, puedes optar por congelarlas después de formarlas y haberlas rebozado, eso queda completamente a tu gusto. Procurad manipularlas lo menos posible dentro de la sartén ni utilizar utensilios afilados para que no se rompan.

Con una capa crujiente y un interior lleno de sabor, estas croquetas no tienen nada que envidiarle a las de toda la vida. ¡Y lo mejor es que aquellos que sean celíacos como yo por fin podrán probar este delicioso plato!  😉 ¡También podéis hacerlas si os sobra lubina al horno con tomate, merluza al laurel , o incluso alitas de pollo a la bbq! ¿De qué os gustan más?

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Comentarios

3 Comentarios
  1. posted by
    Ana
    Ago 24, 2017 Reply

    Hola! Podrían hacerse las croquetas con harina de coco en lugar de la harina de tapioca? Gracias

  2. posted by
    Nagore
    Sep 17, 2017 Reply

    ¡Hola! Una duda: ¿con la harina de tapioca te refieres a la de yuca? a la harina que tiene color amarillo o al almidón, que es blanco? Muchas gracias,

    • posted by
      adminiklaspaleo
      Sep 18, 2017 Reply

      Hola Nagore!

      Sí, la harina de tapioca es lo mismo que la harina de yuca. Tiene grandes propiedades y es un sustituto perfecto para la harina tradicional de trigo.

      Un saludo,

      Niklas

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram