¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

¡Completado el Ironman Mallorca!

He realizado mi noveno Ironman la semana pasada, una tradición que practico desde el 2008. El año pasado hice mi mejor marca en el Ironman de Barcelona con 10 horas y 5 minutos pero este año sabía que sería difícil batir ese récord porque Mallorca ha sido un trayecto más complicado y bastante más duro.

El día de la carrera me levanté muy temprano y, después de desayunar, me aseguré que todo estará bien antes de empezar la carrera: la bici, el casco, el dorsal, las zapatillas de la bici en la bolsa que debes dejar en la zona de transición del área de natación y bici y también las zapatillas de correr en la transición de bici a la maratón.

Como les he contado antes, la natación no es mi fuerte y, en otras maratones, suelo recuperarme  al montarme en la bici. Esta vez tragué agua salada, que me ocasionó mucho dolor de estómago y arrancar la carrera de esa manera me hizo perder mucha energía. Este año, en vez de recuperarme, perdí tiempo.

A diferencia de Barcelona, en donde el tramo en bici tenía solo 700 metro de desnivel acumulado, en Mallorca era el doble: 1400 metros. Subidas y bajadas muy inclinadas porque era un puerto en el que había que subir con mucha pendiente y bajar con mucha pendiente. Sabía que no sería fácil completarlo porque como si fuera poco comenzó a llover. Subir fue duro y bajar muy peligroso.

Algo que me ayudó en el tramo de bici fueron las barritas energéticas paleo que preparé yo mismo en casa. Durante el trayecto me comí cinco de ellas y comprobé que se disuelven muy bien en la boca con agua o con isotónica. Quedé encantado con el resultado y, como contienen aceite de coco, me dieron mucha energía para completar el tramo de bici y lo que quedaba de la carrera.

Ironman Mallorca
Ironman Mallorca: el número 9 que hago

El punto fuerte del recorrido para mi ha sido la maratón que completé en 3 horas y 29 minutos. En ese tiempo estoy orgulloso de decir que no me sentí a punto de rendirme en ningún momento, algo que suele pasar comúnmente entre maratonistas y debo decir que esto es gracias a la alimentación paleo. Ese día desayune cinco huevos cocidos, poco hechos, que luego comí con mantequilla. También tome yogur griego con mi muesli paleo, un melocotón y agua. A lo largo de la maratón no consumí nada de comida sino geles isotónicos que reparten cada cinco kilómetros. Estos no son paleo pero durante la carrera necesitas azúcar y necesitas ser práctico. Para hacerlo totalmente paleo, tendría que existir una alternativa tan conveniente como esta y hay que ser realista en ello.

En resumen, no ha ido mal. Mi marca final fueron 10 horas y 47 minutos y como no he podido superar mi marca no he quedado del todo satisfecho. Sin embargo, ha sido otro año de aprendizajes y puedo prepararme mucho mejor para el décimo. Como será una celebración mantener una tradición como esta durante una década, me encantaría hacerlo en un lugar fuera de Europa como Estados Unidos.

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram