¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Cómo empezar a correr y por debes hacerlo

Una de las cosas que más disfruto es correr. Es un momento de meditación para mi porque encuentro ese espacio de soledad que cada quien necesita para liberar estrés, darle paz a los pensamientos y pensar en nuevas cosas que me motiven. Correr es transformador y es una de las prácticas físicas más paleo que existen, tanto en la mente como en el cuerpo.

Hoy quiero daros algunos consejos si desean empezar a correr como meta este 2017 y os animo a comenzar desde cero e ir paso a paso escalando hacia la cima.

Beneficios de correr:

  • Es sano: obviamente hay actividades físicas de sobra, pero correr es un ejercicio completo. Es un cardiovascular y también fortalece vuestros músculos. Mejoraréis vuestro peso corporal, estaréis más fuerte y vuestra salud general estará mejor.
  • Comeréis más sano: la dieta paleolítica es en sí una alimentación más balanceada, natural y nutritiva. Si acompañáis la alimentación paleo con un régimen moderado de correr encontrarás un bienestar duradero. Cuando empecéis a correr, notaréis que la comida se volverá esa energía que necesitáis y mientras mejor calidad de alimento coméis, mejor será vuestro ‘performance’ al correr.
  • Encontraréis un momento para vosotros: lejos del ideal paleo, el estrés que se acumula en la vida actual es perjudicial para la salud. Es difícil encontrar un momento propio para descansar y ordenar nuestros pensamientos cuando vivimos ocupados y ajetreados 24/7. Es aquí cuando al correr podréis encontrar ese momento para crear vuestro propio oasis de paz.
  • Encontraréis que os divierte: una vez que hayáis hecho el hábito de correr, probad competir una carrera corta por diversión. Veréis que el sentimiento de haber completado algo es algo insuperable.
  • Pensaréis más claro: al correr es cuando mi mente está más libre de estrés porque estoy solo y estoy concentrado en ese momento. Es un buen ejercicio de meditación al enfocar toda nuestra concentración en cada paso, cada inhalación del momento.

Antes de deciros cómo debéis empezar, recordad que hay que empezar de a poco, incrementar la intensidad gradualmente, divertirse en todo momento y si podéis encontrar un compañero, mucho mejor.

Pasos para empezar a correr:

Los pasos que os cuento ahora son para que podáis aplicarlos gradualmente. Invertid tiempo en perfeccionar cada paso antes de avanzar al siguiente y hacedlo conscientemente. Recuerda que no es una carrera, sino un camino y hay que disfrutar cada momento de aprendizaje en él.

  • Paso 1: Camina. 

Comienza tu rutina caminando 3 veces a la semana, durante la primera semana durante 20 o 25 minutos.. Incrementa a 4 veces la segunda semana por 25 a 30minutos. Hazlo de esta manera sucesivamente. Si queréis quedaros en esta etapa un poco más de un par de semanas, hacedlo hasta que hayáis desarrollado el hábito. Hacedlo 4 días por semana de 30 – 35 minutos.

  • Paso 2: Comienza a caminar / correr. 

Comienza a hacer esto de a poco, incrementando la velocidad y el tiempo. Comenzar la jornada calentando caminando rápido los primeros 10 minutos y luego intenta una secuencia de trotar por 1 minuto, caminar por dos. Realiza estos intervalos por 15 minutos y finaliza con una caminata los últimos 10 minutos para culminar el ejercicio. Haced esta rutina por dos semanas.

  • Paso 3: Alarga los intervalos de correr / caminar. 

Una vez que hayáis perfeccionado el paso dos, comienza a alargar el tiempo de correr y a acortar el tiempo de caminar. Puedes comenzar corriendo un minuto y caminando otro minuto, luego correr dos minutos y caminar un minuto, luego corre 3 minutos y camina 30 segundos. Hacedlo de esta manera hasta que encontréis comodidad en los intervalos y practicar por unas tres semanas.

  • Paso 4: Comienza a correr. 

¡Enhorabuena! Si habéis completado el paso cuatro por al menos 3 semanas, has logrado empezar a correr. Aún si te detienes brevemente a caminar, no pasa nada. Seguid este proceso hasta que alarguéis cada vez más los periodos de correr y caminar. Eventualmente notaréis que los descansos disminuyen cada vez más.

  • Paso 5: Incrementa el período de correr.

Gradualmente, incrementa la cantidad de tiempo que corres a la semana. Lo ideal es encontrar la distancia y la velocidad que se adapte bien a cada uno, que motive y que os permita medir vuestro reindimiento y competir contra vosotros mismos para mejorar. Comienza con 15 minutos e incrementa 4 minutos cada día hasta que lleguéis a la meta que más os beneficie.

¡Eso es todo! Una vez que hayáis hecho estos pasos podéis variar vuestra rutina con actividades distintas como correr al aire libre, correr en colinas o hacer diferentes intervalos de velocidad durante el tiempo que decidáis correr. Lo más importante es disfrutar este procesos, los beneficios que trae y la disciplina de poner en práctica esta actividad con constancia.

Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram