¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

¡Como Popeye! 5 razones por las que debéis comer más hojas verdes

El verde es el color de la naturaleza y cuando pensamos en alimentación saludable y vida saludable es el color que inmediatamente relacionamos con la salud. Pero para muchos esa opción no es igual de fácil cuando nos sentamos a comer. Durante años hemos sido adiestrados a comer alimentos adictivos llenos de azúcar, alterando por completo el verdadero sabor de los alimentos. ¿Os habéis preguntado si de verdad os gusta el café con su amargo sabor sin leche ni azúcar? Probablemente muchos diréis que no y así sucede con muchos otros alimentos.

Comer saludable, está muy de moda hoy en día, pero hasta hace no mucho comer verde era motivo de burla con etiquetas como “comida de hippies” o de conejos y comer comida chatarra era más guay, rico y “socialmente” más aceptado. No todo lo guay es mejor y – menos mal – porque no hay nada más beneficioso que comer vegetales  verduras, pero especialmente aquellos de hojas verdes. En la dieta paleo son un alimento esencial – y en la dieta de cualquiera -. Os cuento en esta lista de porqué debéis comer hojas verdes al menos una vez al día.

  • Las hojas verdes son una fuente de ácido fólico:

El ácido fólico solo podemos obtenerlo de los alimentos y en los vegetales de hojas verdes está concentrado. Una deficiencia de este mineral – que es muy común – ocasiona malestares digestivos, cardiovasculares y hasta defectos al nacer como espina bífida. Es además es un mineral esencial para la síntesis del ADN, producción de aminoácidos y división celular.

  • Las hojas verdes protegen el corazón:

La salud cardiovascular está influenciada en muchas maneras por la calidad de los alimentos que consumimos. Las hojas verdes ayudan a disminuir la viscosidad de la sangre, que en consecuencia reduce la probabilidad de coágulos y ataques cardíacos. La fibra presente en estos vegetales ayudan a regular el colesterol y los triglicéridos manteniéndolos en niveles normales y fuera de peligro.

  • Las hojas verdes protegen los telómeros de ADN:

Los telómeros son las ramificaciones al final de los cromosomas que conforman nuestro ADN. Ellos protegen la información genética de cada individuo, hacen posible la división celular y contienen datos importantes sobre porqué padecemos ciertas condiciones como envejecer. Cada vez que ocurre una división celular, los telómeros se encogen y al encogerse mueren células. Para lograr que los telómeros se mantengan íntegros debemos alimentarlos con células buenas, y las células se alimentan de lo que comemos. Está demostrado que una dieta rica en vegetales de hojas verdes ayuda a mantener la longitud de los telómeros y en consecuencia ayudan a mantener un proceso importantísimo para nuestra salud.

  • Las hojas verdes protegen contra la diabetes:

Un desequilibrio en la glucosa genera complicaciones como la diabetes y se puede prevenir si se motivara a comer más vegetales de hojas verdes. Estos contienen minerales como el magnesio, grasas de cadena larga como el Omega 3 y otros antioxidantes que son cruciales para mantener la carga glicémica y la sensibilidad a la insulina al margen.

  • Las hojas verdes alimentan la bacteria sana de tu intestino:

Algo que de seguro comían nuestros ancestros eran plantas y en muchísimo más volumen que hoy en día. ¡Y ahora deberíamos imitar eso también! El alto contenido de fibra que tienen las plantas alimenta las bacterias buenas del intestino y estas convierten esa fibra en ácidos grasos de cadena corta que después pasan al torrente sanguíneo y regulan el sistema inmunológico y ayudan a disminuir la inflamación.

¿Cómo comer más vegetales verdes?

No os lancéis a comer un plato de hojas de acelga así nada más. Probablemente no os guste y jamás lo intentaréis nuevamente. Lo mejor es hacerlo poco a poco, y si jamás habéis comido este tipo de vegetales, hacerlo de una manera casi escondida e ir probando más y más versiones a medida que se desarrolla el gusto. Así también podéis agregar más variedad de ellos a vuestra alimentación. Yo personalmente os animo a empezar con un smoothie de verdura como este verde de espinaca y plátano o con una ensalada con varios vegetales como esta de berro, tomate y parmesano.

Si os ha gustado este artículo, dejadme vuestros comentarios y ¡conversemos! Recordad que también podéis encontrarme en Facebook, Twitter e Instagram como @NiklasPaleo 😉

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram