¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

¿Por qué la dieta paleo le dice sí a la panceta?

La ciencia parece que cada vez le da más la razón a nuestros antepasados y arrastra argumentos como que la panceta engorda o que es la grasa que nunca se quema. Hoy os voy a decir por qué es bueno comer panceta, siempre de cerdo criado en libertad, además de porque la ciencia lo diga, que a veces, también se equivoca. ;D

La panceta y sus beneficios nutricionales

La carne de cerdo, como es la panceta, contiene muchas proteínas de gran valor biológico. La panceta también tiene muchas vitaminas, entre ellas es importante que sepáis que tiene vitamina B12, vitamina B6, niacina, tiamina y rivoflavina, entre otras. También tiene alto contenido en minerales como hierro, fósforo, potasio, magnesio y zinc, que son muy necesarios para mantener unos correctos biorritmos corporales.

Continuamente demonizada, ¿por qué?

Si os digo aceite de oliva, ¿qué pensáis? Que es muy bueno, ¿cierto? Bueno pues necesitáis saber que alrededor del 14% son grasas saturadas, 14% de grasas poliinsaturadas y el 72% de grasa monoinsaturada. La mayor parte de la grasa monoinsaturada del aceite de oliva es una sustancia llamada ácido oleico, que es un ácido graso omega-9.

Si ahora digo panceta, ¿qué se os viene a la cabeza? Que contiene muchísima más grasa que el aceite y que es malísima. Pues os diré que la panceta contiene un 40% de grasa saturada pero que una gran parte de ésta es ácido esteárico: que dentro del cuerpo se convierte en ácido oléico. El ácido esteárico se ha demostrado que disminuye el colesterol LDL, que es el que consideramos como colesterol “malo”, y un 50% de ácido oleico.

En realidad, ¿son tan diferentes? Yo creo que no, pero lo que ocurre es que la industria ha favorecido a una mientras que ha castigado a la otra. Y es que no es lógico promover un alimento como el aceite de oliva por su alto contenido en ácido oléico y castigar a otro cuyos niveles en ácido oléico no son tan diferentes de los del aceite. Es cierto que el aceite de oliva tiene muchos otros beneficios para la salud que ya están siendo considerado, mientras que la panceta ha sido criticada por su cantidad de grasa saturada, tema del que ya os hablé en el post sobre la grasa saturada.

Como veis, la panceta es tan sana como cualquier otra carne y por eso mismo yo elijo comerla, además de porque me encanta. Y me considero como un buen ejemplo de que la dieta paleo con la ingesta de carne ni engorda, ni aumenta el colesterol ya que como os comenté en el artículo que escribí sobre este tema, mis análisis de sangre cada vez son mejores.

Y como siempre me despido dejando algunas recetas que creo que os encantarán y que además os invito a que hagáis y me digáis realmente si os gustan:
Pimientos rellenos de carne estilo tex-mex.
Pastel de carne y puré de boniato al horno.
Boniato relleno al horno.

¡Seguimos hablando por aquí! Y recordad seguirme en mis redes @NiklasPaleo 😉

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram