¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Brochetas de piel de pollo: ¡sorprendentes!

Os traigo una receta súper sencilla que aprendí cuando fui de viaje a Asia: brochetas de piel de pollo.

Muchos son los que cuando compran o comen pollo le retiran la piel ya que es donde se acumula la mayor parte de la grasa del animal y creen que así engordarán. En esta creencia hay una gran verdad y una gran mentira. Lo cierto es que en la piel del pollo (o cualquier otra ave) sí se encuentra dentro de la piel una gran parte de la grasa de la carne, sin embargo, eso no significa que por comerlo vayamos a engordar.

Como ya os he contado en otras ocasiones, la grasa no es la enemiga contra la que tenemos que luchar para estar saludables, el verdadero enemigo es el azúcar. La piel del pollo además tiene varios beneficios a tener en cuenta, por lo que antes de tirarla o eliminarla de la receta.

Tened en cuenta esto:

  • Contiene omega-6: En la piel del pollo hay una gran concentración de estos ácidos grasos, que son bueno para el sistema circulatorio, ya que ayudan a bajar los niveles de triglicéridos, colesterol y pueden ayudar a prevenir las arritmias y enfermedades del corazón.
  • Aporta proteínas: La piel del pollo no solo está compuesta por grasa. En la piel podemos encontrar una gran fuente adicional de proteínas. Es un desperdicio tirar la piel, ya que estarás tirando a la basura grasas mono-insaturadas y proteínas necesarias para tu metabolismo.
  • Da sabor y protege la carne: La piel del pollo aporta un gran sabor a la pieza de carne que cubre. Incluso sin ningún tipo de aliño, la piel por sí sola es capaz de aportar una gran cantidad de sabor. Además protege la parte de la carne de quemarse o perder la jugosidad. Si se hace un pollo entero con la piel mantendrán todos los jugos naturales del pollo en su interior, consiguiendo que no se pierdan sus propiedades y que no quede seco.

Cortando el pollo

Como siempre digo, es importante comprar pollos ecológicos, especialmente en este caso, ya que vamos a utilizar la piel para las brochetas de piel de pollo. Los pollos de la industria alimentaria suelen estar inyectados de hormonas, principalmente en la superficie y en la piel.

En la mayoría de mis recetas suelo dejar la piel cuando utilizo la pechuga, los muslos o hago el pollo completo. Sin embargo, de vez en cuando la quito, pero no para tirarla, sino precisamente para hacer estas deliciosas brochetitas. Son tan sencillas pero a la vez tan deliciosas que en cuanto probéis la primera, jamás volveréis a tirar la piel a la basura. A mis hijos y a mi nos encantan. Obviamente las cantidades son reducidas y la idea no es que sea la comida principal, pero sí un delicioso snack o aperitivo antes de la comida.

Ingredientes:

  • 100-200 gr de piel de pollo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta.
  • Palillos largos de brochetas.

Modo de preparación:

  • Tanto si sacamos la piel de un pollo entero, como si lo hacemos de la pechuga, con la ayuda de un cuchillo simplemente podemos ir retirando la piel de la carne con cuidado de no rasgar y romper demasiado la piel. Si quedan pequeños trozos de la carne, no hay ningún problema.
  • Corta la pieza de piel en tiras y después en trozos más pequeños. Procura que todos los trozos sean más o menos del mismo tamaño, ya que así te aseguras de que todos los trocitos están hechos al mismo tiempo. No hace falta que los trozos sean demasiado pequeños, ya que al pincharlos puede que se rasguen o te cueste más clavarlos.
  • Mi truco es cortar trocitos rectangulares, doblarlos por la mitad y atravesar cada trozo doble. Para cada brocheta yo puse aproximadamente entre 6 a 8 trocitos dobles.
  • Añade sal y pimienta a cada brocheta al gusto y píntala con un poquito de aceite de oliva virgen extra. No es necesario que pongas demasiado. Con un poquito conseguirás que se dore y quede crujiente.
  • Yo hice estas brochetas a la parrilla, pero se pueden hacer perfectamente en una sartén o en el horno. Si lo haces al horno, a 180ºC deberían estar en unos 10 minutos. Si lo haces en la parrilla o en una sartén, estarán listas cuando estén doradas por todos los lados. 
  • Sirve las brochetas como tu acompañante favorito o simplemente para picar.

Brochetas de piel de pollo

El consumo moderado de cualquier tipo de grasas es muy necesario para que nuestro organismo funcione correctamente. Seguro que serán las brochetas más raras y a la vez más ricas que probaréis jamás. ¡Dejad vuestros comentarios aquí abajo de qué os parece y si os animáis a probar esta receta!

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram