¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Albóndigas saludables con toque de remolacha

Si pensamos en una receta típica casera y que además la preparan las abuelas, automáticamente pensamos en albóndigas.

Muchos recordarán la escena de “La dama y el vagabundo” en donde comen un plato de pasta con albóndigas. Esa imagen pude que sea la típica de las albóndigas, o la versión sueca del IKEA, pero existen platos muy saludables y deliciosas que se pueden preparar para la comida o la cena. Además, es una forma muy fácil de preparar un plato que le encanta a los niños y en el que fácilmente se pueden esconder verduras que a los más pequeños no les gusta demasiado. En este caso he metido remolacha.

Lo único que se requiere para esta increíble receta es paciencia, un bol grande y ganas de ensuciarse las manos. Es muy divertido dejar que los niños se diviertan preparándolas.

Ingredientes para las albóndigas:

  • 500 gr de carne picada (ternera, cerdo, ave o mixta).
  • 1 cebolla pequeña.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 huevo.
  • Perejil fresco.
  • 100 gr de remolacha cocida.
  • Harina de tapioca/almendras/coco.
  • Vinagreta casera.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Modo de preparación:

  • Cuece la remolacha durante 20 minutos o hasta que esté completamente blanda y déjala enfriar.
  • Corta en trocitos pequeños o raya (rayada para los que no les guste encontrar trocitos) la cebolla, la remolacha y el ajo. También pica bien el perejil.
  • En un bol grande mezcla bien la carne picada con la cebolla, la remolacha, el ajo, el perejil y añade el huevo entero. Salpimienta la mezcla y revuelve bien hasta conseguir que todos los elementos estén bien repartidos y el huevo completamente integrado con la carne.

mezcla de carne para las albondigas

  • Tapa la mezcla y déjala reposar durante 10 minutos a temperatura ambiente o en la nevera.
  • Prepara un plato con harina de tapioca o la que tu prefieras.
  • Con la ayuda de una cuchara, coge porciones iguales de carne y con la ayuda de las manos forma una bola. Procura que todas las albóndigas tengan más o menos el mismo tamaño, para que se hagan al mismo tiempo.
  • Reboza cada albóndiga en harina. Cuando esté completamente cubierta, pásatela de una mano a otra, eliminando así el exceso de harina que pudiera haber. Con estas albóndigas salieron aproximádamente 16 albóndigas medianas.

albóndigas listas para freír

  • En una sartén grande pon un buen chorro de aceite de oliva. A fuego medio-alto, fríe las albóndigas hasta que estén completamente doradas por todas partes.
  • Retíralas del fuego sobre un papel absorvente y sírvelas con tu acompañamiento favorito. En esta ocasión me he decantado por servirlas con chucrut y una vinagreta deliciosa.

deliciosas albóndigas caseras close up

Las albóndigas son muy sencillas de hacer y solo requieren un poquito de paciencia. Podréis hacer esta versión completamente saludable y natural que gustará a mayores y pequeños. Otras verduras que podéis esconder dentro de las albóndigas son la zanahoria, el calabacín, el puerro o cualquiera que os guste. 🙂 ¡Dejad vuestros comentarios justo debajo! 

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram