¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Ajoblanco paleo: perfecto para el calor

Cuando el calor llega lo más refrescante es tomar comidas frías como cremas, sopas y ensaladas. Como primer lunes de julio voy a enseñaros a hacer un ajoblanco paleo.

El ajoblanco es una receta de sopa fría típica de Andalucía y Extremadura. Del mismo estilo que el gazpacho, es una refrescante comida llena de sabor y verduras que se sirve bien fría, ideal para tomar en los meses de más calor. Tradicionalmente se prepara con pan, pero en esta ocasión he hecho una reinterpretación, adaptándola al estilo de vida libre de harina de trigo.

Es una receta muy sencilla y rápida de preparar, ideal para comidas ligeras o para ser un estupendo primer plato adaptando las proporciones de los platos. Está delicioso y seguro que quedaréis encantados con el resultado. Lo mejor es que apenas notaréis el cambio del tradicional al paleo.

Ingredientes para el ajoblanco:

  • 200 gr de almendras peladas.
  • 3 dientes de ajo.
  • 200 gr de amaranto.
  • 1 taza de agua.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vinagre blanco (manzana, vino blanco).
  • Sal.
  • Jamón serrano o ibérico (taquitos).
  • Pistachos.

Modo de preparación del ajoblanco:

  • Pon en un vaso grande las almendras peladas y cúbrelas por completo con agua a temperatura ambiente y déjalas en remojo 20 minutos.
  • En un vaso aparte repite la misma operación con el amaranto.
  • Aprovecha el tiempo para cortar el jamón en taquitos y picar los pistachos en trozos irregulares. Las cantidades son completamente libres. Pon tanta guarnición como quieras.
  • Después de los 20 minutos escurre las almendras y el amaranto con la ayuda de un colador.
  • Mete en el vaso de la batidora los dientes de ajo pelados, las almendras, el amaranto. Añade el agua fría. Si quieres darle un toque más frío cambia el agua por la misma cantidad de hielo.
  • Agrega 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra y otra de vinagre. Puedes variar las cantidades a tu gusto.
  • Por último añade sal y pimienta al gusto.
  • Bate la mezcla durante 5 minutos o hasta que ya no quede ningún resto sólido.
  • Si quieres que la sopa te quede más fina pásala por un colador, aunque si la has batido lo suficiente no debería ser necesario.
  • Déjala en la nevera al menos 1-2 horas antes de servir para que esté bien fría.
  • Sirve el ajoblanco en un cuento y decóralo con el jamón y los pistachos. También puedes añadirle uvas o melón, siendo más tradicional.

Si no queréis que el ajo os repita mucho cortadlos por la mitad en sentido vertical y retiradles el corazón o interior del ajo. 😀

Esta receta está deliciosa y es perfecta para cualquier ocasión durante el verano. Os refrescaréis y aumentando el consumo de frutos secos tan necesarios en la dieta. No dejéis de preparar vuestros platos favoritos solo porque contenga algún ingrediente que no sea paleo, ¡seguro que hay alguna alternativa! 

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram