¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Acompañantes paleo: puré de remolacha y zanahoria

Ya os conté que me encantan los purés de tubérculos para acompañar mis comidas, es el carbohidrato de vegetales que hace más sabroso y completo vuestro plato y por eso anteriormente os compartí cómo preparar un puré de boniato espectacular. Hoy he hecho una versión totalmente diferente y más bien exótica con la que seguro vais a flipar.

La remolacha es uno de mis tubérculos favoritos porque de ella se aprovecha todo. Sus tallos y hojas hacen una ensalada muy bonita, nutritiva y colorida; y su raíz se puede comer con todo y piel para obtener al máximo sus propiedades, vitaminas y antioxidantes. La zanahoria igual, rica en vitamina A, es fenomenal para la salud.

Pure de Remolacha y zanahoria
Pure de Remolacha y zanahoria

Ingredientes para el puré de remolacha y zanahoria:

  • 3 remolachas pequeñas bien lavadas
  • 3 zanahorias lavadas
  • Agua
  • Sal
  • Nata o leche entera
  • Mantequilla ecológica
  • Romero o tomillo fresco

Preparación:

  • En una olla de presión o en una olla de vapor, cocinad los tubérculos. Si es en una olla de presión, podéis hacerlos enteros de 20 a 25 minutos. Si los hacéis al vapor, cortadlos en pequeños trozos para que el calor se distribuya uniformemente.
  • Pinchar los tubérculos para aseguraos que estén bien suaves. Una vez que alcancen el punto de cocción, reservarlos hasta preparar el puré.
  • Transferir los tubérculos a una procesadora de alimentos o a un recipiente hondo si utilizáis un tenedor o un utensilio manual para hacer vuestro puré.
  • Añadir la mantequilla, la sal y la pimienta y un chorrito de nata o leche a temperatura ambiente o ligeramente caliente a la procesadora de alimentos. Batir hasta que todo esté suavemente triturado. Si os gusta grumoso, no agreguéis más nata. Si os gusta más cremoso, añadir a vuestro gusto. Así mismo ajustad la sal y la pimienta.
  • Servir inmediatamente y decorar con romero o tomillo fresco por encima o sal gruesa.

¿Verdad que el color es maravilloso? Si os gusta tanto la remolacha como a mi, no dejéis de añadirla a vuestras comidas de distintas y creativas maneras. ¿Habéis probado la remolacha con otras verduras asadas al horno o un zumo energizante de remolacha y granada? ¡Vais a flipar!

Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram